miércoles, 10 de julio de 2013

Aporte de Marta Encalada Torres en la CAEU de la OEI: la familia como espacio de realización de los derechos del niño





En esta oportunidad, el equipode produccion de LEGADOS ha querido compartir con suus seguidores un hermosos material de la autoria de Marta Encalada Torres,compañera de la Catedra de Altos Estudios Unversitarios  (CAEU) de la Organizacion de Estados Iberoamericanos.

La realizacion del

Foro Ideas: Cuadernos del SIPI:la familia como espacio de realización de los derechos del niño.

ha permitido el hermoso aporte que a continuacion compartimos:


Se ha teorizado demasiado sobre los derechos y vulnerabilidades de los niños; derechos innegabes y muy necesarios.
El desarrollo de los niños debe darse de manera óptima en todos los ámbitos como la única forma de que logren alcanzar sus potenciales más altos como seres humanos con derecho al progreso, al éxito, a la paz y felicidad, más aún, capaces de aportar a la construcción de la sociedad tan anhelada.
Sin embargo, mientras los niños junto con sus padres vivan sometidos a situaciones que atenten contra su bienestar y desarrollo, los tan anhelados derechos continuarán siendo inalcanzables, o con tan solo unos pocos beneficiarios.
Si queremos realmente que la situación de los niños mejore, hay que iniciar un PLAN DE EMERGENCIA, esto es, mejorar el desarrollo ECONÓMICO, INTELECTUAL-EDUCATIVO Y, DE VALORES-ESPIRITUAL, primero del padre y la madre, puesto que son los que sostienen la familia, y luego, obviamente de todo el núcleo familiar.
Los maestros, como gestores de la educación de los niños, no se quedan fuera de este plan en pro de estos derechos. Los medios de comunicación también están incluidos en este problema y a ellos se los debe atacar seriamente para que en lugar de que deseduquen sirvan de soporte en la educación, no sólo de los niños sino de todos; ninguna organización se puede quedar a un lado.
Con el correr de los años, el porcentaje de familias disfuncionales ha crecido a un paso alarmante. Las estadísticas mencionan posibles causas.
Por mi parte, como una sencilla maestra preocupada por los educandos he advertido algunos problemas que me han compartido los niños y adolescentes, con su puño y letra, dando testimonio de asuntos serios que les preocupa y nos hacen preocupar:
LOS NIÑOS Y EDUCANDOS DICEN DE SUS PADRES:
1. Sus padres son alcohólicos, los dos o uno de ellos.
2. Sus padres son infieles entre ellos o uno de ellos. Los
niños lo saben y sufren.
3. Sus padres son drogadictos, comercian drogas. Algunos
hijos consumen junto con sus padres.
4. Sus padres o uno de ellos y hasta los hermanos son
ladrones y otros son criminales. Algunos padres están en
la cárcel.
5. Sus padres son peleones, usan cuchillos, navajas, armas.
6. Sus padres se pelean a golpes entre sí.
7. Sus padres no tienen trabajo fijo ni bien remunerados. La
familia sufre pobreza y pasa muchas necesidades. Hay
niños que van a la escuela sin comer nada. Su ropa es muy
modesta, un par de medias para toda la semana.
8. El padre pega y manda al hospital a la madre, otras veces
pega a los hijos.
9. El padre es machista, quiere ser solo servido y no ayuda,
porque dice que las tareas .
10. El padre trabaja muy lejos del hogar, y lo ven pocas
veces.
11. El padre ha migrado a otro país en busca de un mejor
empleo o huyendo de los problemas o para esconderse de
otros.
12. Padres divorciados.
13. El niño vive solo con uno de los padres. Cuando vive con
la madre, esta tiene que salir a trabajar y el niño se
queda solo o caso contrario, los que lo acompañan no le
ayudan o aportan significativamente.
14. El niño vive con los abuelos, solo con los hermanos
mayores, con los tíos y hasta con los vecinos porque sus
padres no están en el país.
15. Hay niños que salen a reciclar por la noche, luego de
asistir a la escuela, regresan a las 11h00 cansados, sin
tener tiempo para hacer sus tareas escolares.
16. Hay padres que nunca asisten al llamado de los
profesores para buscar la forma de ayudar a que su hijo
progrese en la escuela, cuando pueden hacerlo. Otros no
tienen el tiempo porque sus empleadores no les dan el
permiso.
17. Hay madres solas que trabajan hasta la madrugada y
llegan a ver a sus hijos dormidos, bajo el cuidado de la
abuela. Salen otra vez a trabajar a las 6h00 y regresan
a la madrugada.
18. Los padres han perdido la autoridad y tienen miedo de
disciplinar a sus hijos o están desorientados. Dicen: Mi
hija no hace nada en casa, solo pasa estudiando, no
puede ayudarme porque no tiene tiempo, pasa solo en
Internet consultando los trabajos, o sólo en
las bibliotecas o sale a realizar trabajos afuera.
19. Los niños cuentan que sus hermanos adolescentes ya
tienen novia o novio desde los 12 años de edad y algunos
de sus hermanas ya están embarazadas.
20. Los niños dicen que ya tienen novio o novia porque está
de moda o porque eso es lo moderno o porque sabe que su
madre tuvo de soltera, muy joven, a su primer hermano.
21. Los niños dicen que el estudio no es muy útil, que es
mejor salir a trabajar o irse a otro país para ganar
dinero.
22. El papá dice al hijo y lo comenta en cualquier lugar,
varones somos, para eso hemos nacido, para tener
mujeres.
23. Hay papás o tíos que han manoseado o violado a sus hijas
pequeñas.
24. Muchos padres no saben leer ni escribir y no pueden
ayudar.
LOS PADRES DICEN DE LOS NIÑOS:
1. Son contestones, peleones entre hermanos.
2. Pasan mucho en la TV. o en Internet.
3. No le gusta estudiar y duerme muchas horas.
4. No le gusta ayudar en los quehaceres del hogar porque
solo pasan estudiando.
5. Les gusta ir más a fiestas, cumpleaños, que estudiar.
6. No le dan importancia al estudio, dice que cuando sea
grande se irá a otro país para ganar dinero.
7. Mi hijo imita todo lo que ve en la TV., tengo muchos
problemas con él.
8. Mi hija/o ya tiene novio desde más pequeño.
9. Mi hijo se pelea por las novias de otros. Es un
quita novias.
10.Mi hija no puede estudiar, no se concentra porque solo
piensa en su novio.
11.Mi hija o hijo me exige que le compre los zapatos o el
vestido de tal o cual artista y que además su amiga ya
tiene, no le importa si yo gano muy poco. Dice que si no
le doy se irá de la casa, así que tuve que pedir dinero
para comprarle.
12. Cuando le pido a mi hija que me ayude un poco, ella dice
que solo debe estudiar y que si le obligo a hacer otras
cosas ella se irá de la casa.
13.Mi hijo se ha intentado cortar las venas porque dice que
es la única forma de no vernos pelear.
14.Mi hijo se ha intentado cortar las venas porque no
quiere que nos divorciemos.
15.Mi hija no quiere comer y anda malnutrida porque dice que
está muy gorda y que quiere tener la silueta de tal
artista.
16. Mi hijo dice que se vengará de su amigo.
17. Mi hijo no quiere venir a vivir conmigo, prefiere
quedarse con su abuela que le crió mientras yo trabajaba
en los Estados Unidos.
18. Mi hijo dice que nunca me perdonará que le haya dejado y
que yo me haya ido a los Estados unidos, que él no tiene
padres y que sus verdaderos padres son sus abuelos con
los que se crió.
Parecen pocos problemas, pero si reunimos todos los problemas que todos hemos detectado, llenaríamos una gran biblioteca.
¡Qué hacer ante estas realidades?
Acontece que en la escuela se les puede enseñar maravillas, pero en el hogar se les desenseña.
Queda claro y notorio que, LO MÁS IMPORTANTE ES DEFENDER LA UNIÓN FAMILIAR, COMENZANDO POR LOS PADRES.
A los organismos y todos los interesados en ayudar a mejorar la vida de los niños no les queda más que descubrir seria y verazmente los problemas que afectan a los niños, caso por caso, familia por familia, es decir un trabajo serio puesto que grave es el problema.
¿Quiénes intervendrán en esta ayuda, cómo lo harán, dónde comenzar y continuar?
Es una verdadera revolución para matar a la BESTIA que está destruyendo la familia.
La familia es lo más importante, no hay duda de ello, pues, lo contrario nos ha llevado al estado en el que nos encontramos en este momento en todo el planeta.
También es más importante lo que cada padre, madre e hijos realicen dentro de las paredes de su hogar, es decir, dar prioridad a la familia, comenzando por sus propios miembros.
Los gobiernos, los países, todas los organismos, todas las instituciones deben dar prioridad a la familia. No se puede anteponer los intereses de nadie en contra de los intereses de la familia, es la única solución.
No tendremos niños felices y prósperos si SU FAMILIA ESTÁ EN SEGUNDO LUGAR. Es una gran revolución que revolucionará todo el sistema planetario.
¿Cuántos estamos dispuestos a sacrificar nuestros intereses egoístas para hacer que prospere mi propia familia y luego las familias de mis amigos, de mis trabajadores, las familias de los otros?.
De esa manera, los niños tendrán lo necesario para progresar y ser las personas ideales que construyan las sociedades ideales, en pro de las ciudades y países ideales.
No se puede continuar rellenando, inventando o repitiendo programas y más programas tratando de justificar el puesto, la organización, Secretaría o Ministerio en que trabajamos a pretexto de que los niños están mal y que la familia está en crisis.
Aún con la ayuda de todas las organizaciones y organismos, lo cual se ha venido dando en décadas pasadas, no se ha logrado mejorar el espacio de la familia para una mejor realización del destino de los niños.
Me pregunto si habrá otro ingrediente milagroso, porque siendo honestos, necesitamos un VERDADERO MILAGRO, que permita buscar soluciones definitivas para coadyuvar con las organizaciones que buscan el progreso de los padres y sus familias.
Durante algunos años, quizás 17, he venido observando cómo familias que creen en Dios y que antes no lo hacían, han mejorado y salido adelante a pesar de sus problemas. Los valores que aprenden de manera honesta y decidida en las organizaciones religiosas (que quede claro que no hablo de ninguna religión, pero aclaro también, organización religiosa seria y reconocida) han sido los pilares para que sus hijos y su núcleo familiar haya alcanzado una mejora notable.
Si esto es así, entonces, acude en la ayuda de la familia otro poderoso aliado que es el ingrediente espiritual generador de los más altos valores, que son los que necesitan nuestra Familia Planetaria.
Comparto un significativo artículo de L. Whitney Clayton, de la revista Liahona de mayo de 2013, pág. 83, 84, 85, "EL MATRIMONIO: OBSERVEN Y APRENDAN"
"Los principios edifican matrimonios firmes y gratificantes que concuerdan con principios celestiales.
1. PERLA DEL GRAN PRECIO. He observado que en los matrimonios más felices, tanto el esposo como la esposa consideran su relación como una perla de gran precio, un tesoro de valor infinito. Ambos dejan a su padre y a su madre y se disponen a edificar juntos un matrimonio que prosperará por toda la eternidad, comprenden que caminan por una senda divinamente ordenada. Saben que no existe ningún otro tipo de relación que pueda aportar tanto gozo, generar tanto bien ni producir tanto refinamiento personal. Los mejores compañeros conyugales consideran su matrimonio como algo inestimable.
2. FE EN JESUCRISTO. MANDAMIENTOS QUE SE OBEDECEN. Los matrimonios de éxito se construyen sobre el fundamento de la fe en el Señor Jesucristo y la observancia de sus enseñanzas. Las parejas que han logrado que su matrimonio sean invaluable, practican los modelos y principios dejados por Jesucristo. No consideran que los mandamientos del Evangelio de Jesucristo sean opcionales como en un restaurante de autoservicio, en el que pueden seleccionar sólo las propuestas más atractivas.
A medida que guardan los mandamientos crece la armonía y el gozo en el matrimonio. En consecuencia la observancia de los mandamientos es fundamental para establecer matrimonios fuertes: La fe en el Señor Jesucristo es el cimiento de los matrimonios felices.
3. ARREPENTIMIENTO, PERDÓN, HUMILDAD, BUSCAR EL BIEN DEL OTRO. Los matrimonios que se arrepienten sinceramente de los errores que cometen y se perdonan, obtienen el bálsamo sanador que les brinda gozo y paz, contribuyendo a restaurar y mantener la armonía en su hogar.
La humildad es la esencia del arrepentimiento. La humildad es desinteresada, no es egoísta; no busca lo suyo ni habla con superioridad moral. Más bien, la humildad aporta la blanda respuesta y escucha amablemente para comprender, no para justificarse. La humildad reconoce que nadie puede cambiar a otra persona, pero que con fe, esfuerzo y la ayuda de Dios nosotros podemos experimentar nuestro propio gran cambio en el corazón. Experimentar el gran cambio en el corazón nos hace tratar a los demás con mansedumbre, especialmente a nuestro cónyuge. La humildad significa que tanto el esposo como la esposa procuran bendecir, ayudar y elevarse el uno al otro, dando prioridad al otro en cada decisión.
4. EL RESPETO. En los matrimonios felices el esposo y la esposa se tratan el uno al otro como compañeros iguales. Las prácticas de cualquier lugar o cualquier época en las que los esposos han dominado a su esposa, o la han tratado de alguna manera como una compañera de segunda clase en el matrimonio, no están en concordancia con la ley divina y deben sustituirse por principios y modelos correctos de comportamiento.
Los esposos y esposas de buenos matrimonios toman las decisiones unánimemente, siendo cada uno de ellos pleno participante con derecho a voz y voto del mismo valor, se centran primero en el hogar y en ayudarse mutuamente con sus responsabilidades compartidas. Su matrimonio se basa en la cooperación, no en la negociación. La hora de la cena y el tiempo con la familia se convierten en el centro del día y el objeto de sus mejores esfuerzos; apagan los aparatos electrónicos y renuncian al pasatiempo personal para ayudar en las tareas domésticas. En lo posible, leen con sus hijos cada noche y ambos participan en acostar a los pequeñitos. Se retiran a la cama juntos. En la medida en que las circunstancia lo permitan, el esposo y la esposa trabajan hombro a hombro al llevar a cabo la obra más importante que existe: LA QUE EFECTUAMOS EN NUESTRO PROPIO HOGAR.
Donde hay respeto también hay transparencia, elemento clave de los matrimonios felices, por lo tanto no existen secretos sobre cuestiones relevantes. El esposo y la esposa toman todas las decisiones financieras juntos y ambos tienen acceso a toda la información.
La lealtad es una forma de respeto. El evangelio enseña que los compañeros conyugales que logran el éxito son "vehementemente leales" el uno al otro. Usan los medios sociales con tal dignidad, en todos los sentidos. No se permiten experiencias secretas en Internet; comparten libremente sus contraseñas de las redes sociales; no miran el perfil virtual de ninguna persona en manera alguna que traicione la confianza sagrada de su cónyuge. Nunca hacen ni dicen nada que se acerque a la apariencia de lo inapropiado, ya sea virtual o físicamente. LOS MATRIMONIOS ESPLÉNDIDOS SON TOTALMENTE RESPETUOSOS, TRANSPARENTES Y LEALES.

5. EL AMOR. Los matrimonios más felices irradian la obediencia al mandamiento que dejó Jesucristo: VIVIRÉIS JUNTOS EN AMOR. Al varón dejó el mandamiento: Amarás a tu esposa con todo tu corazón, y serás completamente dedicado y fiel a ella y a ninguna otra. El esposo y la esposa dejan atrás su vida de solteros y establecen su matrimonio como su prioridad principal. No permiten que ninguna otra persona ni ningún interés tenga mayor prioridad ... que el guardar los convenios que han hecho con Dios y entre sí. Los matrimonios de éxito se aman el uno al otro con completa devoción..
Hay personas cuyo matrimonio no es tan feliz como lo desearían, que nunca se han casado, están divorciados, son padres solos o por diversos motivos no están en circunstancias que les permitan casarse. Esas circunstancias pueden estar llenas de dificultades y de dolor, pero no tienen que ser eternas, hagan con buen ánimo todo lo que esté a su alcance para perseverar y lograr un matrimonio feliz, busquen la ayuda de Dios y esfuércense por ser un cónyuge digno; recibirán las bendiciones del cielo.
Las bendiciones de un matrimonio feliz vienen por obedecer los mandamientos de Jesucristo. El matrimonio es sagrado, es un don de Dios a nosotros; la calidad de nuestro matrimonio es un regalo de nosotros a Él." FIN DEL ARTÍCULO.
Verdaderamente son principios que dan aliento a los matrimonios para tener familias con éxito, en donde los niños puedan alcanzar su verdadero potencial y ser sujetos de los mejores derechos.
¿En qué institución se enseña esto?
Si somos honestos, reconoceremos que en ninguna porque pertenece a la esfera de los valores espirituales que carece actualmente gran parte de la familia humana.
¿Podríamos tomar en serio esta poderosa ayuda a través de la espiritualidad y volver nuestro corazón al Dios que nos dio la vida ( reconociendo el respeto que se merecen quienes afirman que su vida les llegó de otra fuente).
¿Nos atreveríamos a experimentar con los valores y principios espirituales, después de tantos experimentos que continúan fracasando en pro de mejorar la situación de la familia?
NECESITAMOS URGENTEMENTE MATRIMONIOS FELICES PARA QUE HAYAN PADRES FELICES; PARA QUE LOS NIÑOS SEAN FELICES Y SUJETOS DE DERECHOS EFECTIVOS.
Es una propuesta, porque "EL VALOR DE LAS PERSONAS ES INMENSA A LA VISTA DE DIOS". Y porque Jesucristo dijo: "Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos".
Ojalá llegue el día en que podamos ver a los niños, adolescentes y jóvenes irradiar felicidad, vibrar porque son sujetos de todos los derechos, ser felices porque viven en hogares ejemplares, asistir a la escuela en donde se aprende con felicidad y paz y, continuar construyendo sociedades justas, pacíficas, que irradian conocimiento y progreso, pero, sobre todo, niños cuyos espíritus se conecten con el cielo de Dios"
 Martha Encalada Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario